Medicina tradicional

Nuestra actividad de cabildeo en este área se propone  implementar los artículos 24 y 31 de la Declaración de Derechos de los Pueblos Indígenas de la ONU y el artículo 25 del Convenio 169 de la OIT.

Apuntamos a la regulación del  acceso a distintas medicinas desarrolladas por los pueblos de las siete regiones socio-culturales del planeta en el mundo globalizado. Los pueblos  amazónicos y andinos se especializan en particular en medicinas tradicionales como la Ayahuasca, el Tabaco y la Hoja de Coca.

De manera general, los médicos y médicas tradicionales conciben su trabajo como una armonización mental, emocional y física de la persona, mediante una conexión espiritual profunda con la naturaleza y consigo mismo. El proceso de curación, dentro de este contexto, consiste en efectuar dicha armonización, gracias, primero, al contacto con la naturaleza, sus sonidos, sus ritmos, a ejercicios de concentración logrados mediante la música y el canto, así como a un proceso de limpieza interna corporal. Un proceso de limpieza externa es emprendido, igualmente, con la aplicación de perfumes e inciensos elaborados a partir de plantas, con el soplo del tabaco y la wairasacha. Se trata de una terapéutica difícil de describir verbalmente, puesto que pone en juego aspectos corporales y afectivos, que pueden ser mejor comprendidos en una experiencia directa con los médicos tradicionales.

 Respetamos la diversidad de interpretaciones de las experiencias vividas con los estados modificados de consciencia, a los que se acceden con las medicinas utilizadas.